La web de venta online de cortinas y estores que inspiró este post

Comprar online: yo me lo compro, yo me lo monto… ¡Hasta las cortinas!

El ecommerce mantiene, y no nos sorprende, sus cifras crecimiento. Durante el 2012 movió más de 12.300 millones de euros (fuente: ontsi) y las estadísticas de 2013 mostrarán una cifra aún mayor. Gastamos una media de algo más de 800 euros al año comprando online. Ya son pocas las cosas que nos quedan por tener disponibles para su adquisición en la red y dos son las principales ventajas que nos lanzan al comercio electrónico: el ahorro y la comodidad. Es lógico. Si podemos realizar todas nuestras gestiones desde el sofá de casa y, además, ahorrarnos un dinero, no dudamos en comprar en Internet. Además, lejos de lo que se pueda pensar, no parece importarnos tanto el hecho de que detrás de esa plataforma de venta se encuentre una tienda física. Que sí, que en ocasiones realizamos la estrategia del ‘ver primero en tienda para comprar después online’, porque nos sale más barata. Pero la realidad demuestra que, en general, las webs especializadas en e-venta y las páginas de los propios fabricantes son las principales plataformas que los internautas preferimos para nuestras adquisiciones virtuales, relegando a un tercer lugar las tiendas que cuentan con establecimiento físico.

No, no es que me haya pasado a la línea del análisis económico-estadístico, ni mucho menos. Esas de la introducción no son más que cifras para contextualizar un tema que me ronda la cabeza: los cambios en los hábitos no sólo a la hora de comprar, sino en todo lo que supone la post venta. Una vez que se nos ha dado la opción de sacrificar el servicio a domicilio, de montaje y atención personalizada en beneficio de nuestro ahorro, hemos decidido que vale, que acepto. Y así es que muchos nos diseñamos nuestros propios viajes a través de Internet obviando a la agencia de toda la vida, transportamos y nos montamos nuestros propios muebles sin necesidad de que nos los dejen bien acabaditos en casa o adquirimos ropa a precio de outlet sin siquiera pasar por el probador. Y nos parece bien. Es más, se está convirtiendo en un hábito de lo más rutinario y que se abre a todo tipo de productos y servicios.

La web de venta online de cortinas y estores que inspiró este post

La web de venta online de cortinas y estores que inspiró este post (Kaaten)

¿Y todo esto, que no es nada nuevo, a qué viene? Pues viene como contexto a una reflexión (y experiencia personal) que me ronda la mente. Hace unos días pasó por mis ojos una información de una marca de venta online de cortinas y estores, Kaaten, que estrenaba web con la principal novedad centrada en la opción de poder comprar esas cortinas y estores a medida. Nada del otro mundo a simple vista. Pero me hizo recordar mis experiencias con esa faceta decorativa del hogar cuando hace un par de años me vi en la necesidad de vestir las desnudas ventanas de mi casa. Mi primera idea fue la de pensar en unos cuantos estores sencillos, muy neutros y de medidas estándar. Pero en el salón me daba mucho la lata por su disposición en forma de ventanal esquinado. Así que opté, sin más discusión y guiada por otras opiniones, por acudir a una tienda especializada. Una decisión que conllevó su desplazamiento, su estudio de una infinidad de muestrarios, su cansancio y saturación de cabeza, y su desorbitado precio porque, claro, te vienen a casa a medir, regresan más tarde (bastante más) para instalar… y todo suma en la extensa factura final.

Y ahora que me encuentro con  esa opción de venta online de cortinas y estores a medida y a precios más baratos me tiro de los pelos pensando en la de tiempo y dolores de cabeza y euros que me habría ahorrado consultando los catálogos tranquilamente desde mi sofá, visualizando la propia ventana que quería vestir, y teniéndolos en casa rápidamente. O incluso recibir las muestras de forma previa, que aún somos muy de tocar antes de comprar. Cierto es que me supondría una tarea extra de tomar medidas e instalar las cortinas, pero al igual que sacrificamos la atención personalizada por una compra más eficiente en lo que a calidad-precio se refiere, o montamos nuestros propios muebles, no nos importa, seguro, leer las instrucciones o ver algún vídeo tutorial para hacerlo. El DIY (Do It Yourself o Hazlo Tú Mismo) es tendencia.

La expansión de la oferta online no sólo ha cambiado nuestros hábitos de compra, o incluso nuestros gustos y preferencias. Toda la experiencia post venta, la autogestión, automontaje y bricolaje del hogar son ya una realidad en nuestros hogares. Y el compartir las opiniones en redes un punto más de esa experiencia. Exigimos precio y sacrificamos comodidades. Pero conseguimos, finalmente, una mayor eficiencia.

#LCBlog

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s