Resumen del método Marie Kondo en 41 frases (las notas de mi Kindle)

Hace un par de meses caí (yo también) en el mundo de Marie Kondo. No fue algo sorprendente, siendo como soy una aficionada (¿maniática? ¿adicta?) al orden. Devoré el primero de los libros, La magia del orden, en poco más de una semana. El segundo, La felicidad después del orden, corrió la misma suerte. Pocos habrá ya a los que no les suene la propuesta de esta japonesa que basa su método de organización en algo tan simple como eliminar de tu vida aquello que no te hace feliz. Y esto aplica tanto para las personas como para los jerséis, las cartas viejas o las cremas que ya no usas. Y que no te hacen feliz.

No voy a hacer aquí un análisis del método, ni siquiera una detallada crítica o recomendación. Simplemente he pensado que tanto para aquellos que no lo habéis leído como los que sí lo habéis hecho, os pueden resultar útiles o interesantes las notas que he subrayado mientras devoraba La magia del orden, porque resumen algunos de los puntos clave de la filosofía. A quien os pueda interesar, os dejo un resumen del método Marie Kondo en 41 frases (las notas de mi Kindle)

PD. Sí, lo he puesto en práctica y, aunque confieso que no al 100%, he notado beneficios en cuanto a poner en orden mi espacio y mi vida, ¡incluso mi trabajo!. Y no, ni abrazo mi casa ni le agradezco que me acoja entre sus cuatro paredes cada vez que cruzo la puerta. ¿Vosotros sí?

Esta foto, por cierto, es mi cajón de calcetines ;)

Resumen del método Marie Kondo en 41 frases (las notas de mi Kindle)

Consideraciones generales 

1. El almacenamiento es el acto sagrado de elegir un hogar para mis posesiones.

2. Soltar cosas es aún más importante que añadirlas.

3. Uno de los efectos mágicos de la organización es la confianza en tu capacidad de tomar decisiones

4. (buscando) las razones de por qué no nos desprendemos de algo, solo encontramos dos: apego al pasado o ansiedad por el futuro. O una combinación de las dos.

5. Cualquier problema causado por la falta de algo se soluciona por medio de la acción.

6. En esencia, organizar debería ser el acto de restaurar el equilibrio entre la gente, sus posesiones y la casa donde viven.

7. Cuando ponemos nuestra casa en orden, el aire en su interior se vuelve fresco y limpio.

8. Al observar a mis clientes he notado que cuando se deshacen de su exceso de ropa, su abdomen tiende a reducirse, cuando desechan libros su mente tiende a despejarse…

9. La gente no cambia de hábitos si primero no cambia su manera de pensar. ¡Y eso no es fácil!

10. La organización trae resultados visibles y nunca miente. El mayor secreto del éxito es este: si organizas todo de un tirón, y no poco a poco, podrás cambiar tu mentalidad drásticamente. Acarrea un cambio tan profundo que alcanzará tus emociones, (…) tu manera de pensar y tus hábitos.

11. Cuando la gente vuelve al desorden sin importar cuánto haya organizado, lo que está mal no  es su habitación ni sus pertenencias, sino su manera de pensar (…) El éxito depende de que experimentemos resultados tangibles e inmediatos.

12. Nunca pondrás tu casa en orden si solo la limpias a medias. (…) Los objetos pueden contarse. Solo necesitas mirarlos, uno por uno, y decidir si lo conservas o no y dónde ponerlos.

13. Si te dejas engañar por el alivio temporal que te da haber organizado tu espacio físico, nunca reconocerás la necesidad de ordenar tu espacio psicológico. (…) Tan pronto como empiezas a organizar, te sientes obligado a reajustar tu vida. Como resultado, tu vida empieza a cambiar.

14. (…) no necesitaba la mayoría de las cosas que había en ellas. Aunque creí haber organizado, en realidad solo había perdido mi tiempo guardando cosas, ocultando bajo una tapa los objetos que no necesitaba.

15. Si crees que la organización es una labor interminable que debe hacerse todos los días, estás muy equivocado.

 

El método 

16. Todo lo que necesitas es darte el tiempo para sentarte y examinar cada una de tus pertenencias (…) Organiza en el orden correcto. (…) Esto solo involucra dos tareas: eliminar cosas y decidir dónde guardarlas. Son solo dos, pero la eliminación debe ir primero.

17. La mejor manera de elegir qué guardar y qué desechar es tomar cada objeto con la mano y preguntarte: “¿Esto me hace feliz?” Si es así, consérvalo. Si no, deséchalo. Este criterio no solo es el más sencillo, sino también el más preciso para juzgar.

18. La ropa es lo más fácil, pues su valor de rareza es extremadamente bajo. Por otro lado, las fotografías y cartas no solo tienen un alto valor sentimental, sino  que son únicas; por lo tanto, deben dejarse hasta el final.

19. La mejor secuencia es: ropa, libros, papeles, objetos varios (komono) y por último los objetos y souvenirs.

20. (Durante el proceso) recomiendo de manera especial a mis clientes que eviten ser vistos por sus padres y familiares.

21. Cuando estoy limpiando, puedo convivir en silencio conmigo misma (…) Es esencial crear un espacio tranquilo en el cual evaluar las cosas que hay en tu vida. Lo ideal es que ni siquiera escuches música. (…) El ruido dificulta oír el diálogo interno entre el dueño y sus posesiones.

La ropa

22. No toda la ropa llega a ti para que la uses hasta volverla harapos. Lo mismo ocurre con las personas.

23. Cuelga cualquier prenda que te haga feliz en una percha, como la que está hecha con materiales suaves que se agitan con la brisa, esos que protestarán si los doblaras.

24. La regla básica es colgar junta la ropa de la misma categoría, dividiendo el espacio del perchero (…) La ropa, igual que la gente, puede relajarse con más libertad cuando está en compañía de otra similar.

25. Los abrigos estarían en el extremo izquierdo, seguidos de vestidos, sacos, pantalones, faldas y blusas.

26. El orden correcto es colocar la ropa más clara delante del cajón y avanzar progresivamente hacia los colores más oscuros.

27. Acomoda tu ropa de modo que se ‘eleve’ hacia la derecha (dibujando una flecha ascendente de izquierda a derecha)

28. Nunca jamás ates tus calcetines y medias. Nunca formes pelotas con tus calcetines.

29. Evita clasificar la ropa por estación (ropa de verano, invierno, otoño y primavera) o por actividad (ropa de trabajo o de descanso) pues resulta demasiado vago.

 

Resumen del método Marie Kondo en 41 frases (las notas de mi Kindle)

Komono

30. Mi principio básico para ordenar papeles es tirarlos todos. (…) Te recomiendo tirar cualquier cosa que no pertenezca a una de tres categorías: actualmente en uso; requeridos por un período limitado;  y para conservarlos definitivamente. (…) Por cierto, ‘papeles’ no incluye papeles con valor sentimental como viejas cartas de amor los diarios.

31. (Los papeles a conservar) Los divido en dos categorías: papeles que deben guardarse y papeles de los que hay que encargarse.

32. Nosotros vivimos en el presente. No importa cuán maravillosas hayan sido las cosas, no podemos vivir en el pasado.

33. Tira todas esas cartas que hace años te dio tu novia o tu novio. El propósito de una carta se cumple en el momento en que se  recibe. Para este momento, la persona que la escribió ya olvidó lo que escribió e incluso la propia existencia de la carta.

34. Lo que debemos a atesorar no son nuestros recuerdos sino la persona en que nos hemos convertido gracias a esas experiencias del pasado. Esta es la lección de los souvenirs cuando los ordenamos.

35. El espacio en el que vivimos debería ser para la persona en que nos estamos convirtiendo ahora, no para la persona que fuimos en el pasado.

36. La esencia del almacenamiento efectivo es esta: asigna un sitio para cada cosa que tengas. Si ignoras este principio básico y experimentas con la amplia gama de ideas de almacenamiento que se promueven, te arrepentirás. La mayoría de la gente sabe que el desorden lo provoca el exceso de cosas. Pero, ¿por qué tenemos tantas? En general, es porque no sabemos con precisión cuántas tenemos en realidad. Y no lo sabemos porque nuestros métodos de almacenamiento son demasiado complejos.

37. Tener tu propio espacio te hace feliz. Cuando sientes que te pertenece personalmente, quieres mantenerlo en orden.

38. No necesitas comprar separadores ni nada por el estilo. (…) He probado toda clase de productos, pero nunca he hallado algo que sea gratis y supere a la vieja caja de zapatos.

Decoración

39. Los álbumes fotográficos (…) no los pongas en cajas de cartón. Mejor verticalmente frente al armario, como si fueran libros e un librero. de otro modo, es improbable que vuelvas a verlos.

40. Decora tu guardarropa con cualquier cosa, sea privada o no. Carteles, fotos, adornos, cualquier cosa. No hay límites para decorar tu espacio de almacenamiento.

41. (A la ropa nueva) retírale las etiquetas de inmediato. Para que tu ropa haga su transición de tienda a posesión personal, necesitas efectuar el ritual de cortarle el ‘cordón umbilical’ que la une a la tienda.

 

Espero que os haya sido útil. Como siempre, encantada de saber qué pasa por vuestras cabezas. ¡Gracias por pasaros!

Salu2!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s