Reportuiteo

LOGO_reportuiteo

Ola ke ase. Reportuiteas o ke ase. Yo lo hago, desde finales del año 2012. Y te preguntarás: ¿Por qué? O mejor aún: ¿Qué es eso? Me alegra que me hagas esta pregunta, porque precisamente estos días elaboré un PowerPoint en el que resumo las principales características y beneficios del Reportuiteo que, por cierto, es el producto que vendo con mi marca. Quizás te suene extraño, y por eso te estoy escribiendo, para aclarar de una vez ese concepto Déjame que empiece por el principio. Una crisis. Año 2011. Me quedo en paro.

UNO | LA CRISIS

El periodista en paro pasó de ser algo anecdótico a convertirse en una auténtica institución. Más de 10.000 nos fuimos a la calle desde el año 2008 (fuente: FAPE), así que la crisis a la que me enfrenté el día que los jefes del periódico nos sentaron en la sala de juntas para decirnos ‘Mañana sacamos el último número’ era crisis por partida triple: la global, la del sector periodístico y la mía conmigo misma. Había vivido mis últimos diez años encajada en una rutina laboral que me absorbía hasta el punto de no sacar tiempo para reflexionar sobre mi propio estancamiento. Tenía trabajo, y además de lo mío. ¿Cómo me iba a quejar? Ni siquiera mis épocas de mayor estrés, ni aquellas tensiones que se empeñaban en acompañarme hasta en mis días de vacaciones me daban el coraje suficiente para decir ‘basta’. Tuvo que venir la triple crisis a arrancarme de aquella rutina tóxica. Lo que en ese momento me pareció una auténtica tragedia, atemorizada además porque estaba a punto de meterme en una hipoteca, con el tiempo pude descubrir que supuso mi válvula de escape.

Las crisis son necesarias para evolucionar, para espabilar… te hacen mover el culo.

.

DOS | RECICLAJE

Pasado el momento existencialista (ya sabes: tú, un espejo, y la pregunta ‘Y tú quién cñññ eres’?) me vi en la necesidad de tomar un camino, y me decidí por el reciclaje. Teniendo claro que mi pasión era, y es, la comunicación, y que la comunicación hoy día pasa inexorablemente por las redes sociales, no lo dudé ni un segundo antes de decidirme a formarme como Community Manager. Lo hice en la Academia Premir y de la mano del grandísimo David Serantes. Fue la mejor decisión profesional que tomé en mi vida, porque me abrió las puertas a lo que hoy es mi pasión y de alguna manera he convertido en mi trabajo. En mi opinión, todo periodista o comunicador ha de tener en su formación una parte de gestión de redes sociales, no tanto por orientarse a ser Community Manager como sí por tener la destreza suficiente para manejar la comunicación 2.0 y sacarle provecho. En mi caso, esta fue una parte esencial, pero tener el título en la mano tampoco es la panacea. Ya sabiendo cómo manejarme, tenía que buscar la forma de diferenciarme y profesionalizarme. Creé una identidad digital, diseñé mi marca y le saqué partido.

En redes sociales, los prejuicios están a la orden del día. La gente te clasificará por una foto, por una frase o incluso por un nombre. Define una identidad propia y especializada y sé fiel a ella

.

TRES | VENDERSE

Me vi en la necesidad de pulir mi imagen. ¿Cómo iba a venderme profesionalmente con un nick como el de @baubita y un avatar que capturaba mi última noche de borrachera, acompañada por una hilera de botellas de Whisky? Nueva foto, nuevo nombre (lauracamino2_0), incluso nuevos perfiles 2.0 que encajé en una red coherente y homogénea, conectada y con personalidad. Centré en Twitter mi estrategia y mejoré mis contenidos. Y es más: gracias a tener un blog, pasé de ser un mero filtro de enlaces y retuits, a ser una creadora de contenidos. Con una página about.me, un logo (cortesía de Manuel Alonso) y una frecuencia de publicaciones con mi sello, acabé de conformar mi identidad digital y descubrí que ya tenía una marca. Me faltaba un público. Captar followers.

Tu avatar, bio, nº de followers y últimos tweets: en base a esto decido si te hago follow, y en menos de 1 minuto. Tuits útiles, un timeline limpio y con contenido propio y un ‘tweet dreams (-,-)’ cada noche… a mí me funciona.

Diferénciate, explota aquello que mejor se te da, demuestra que sabes hacerlo y ponle tu firma. Véndete.

Empecé a ir a acudir a Saraos 2.0 y en uno de ellos, aprovechando que no fui acompañada, me lancé a tuitear las ponencias como si no hubiese un mañana. Al final, descubrí que había generado un producto que nada tenía que ver con los comentarios o tweets que solía publicar. Tenía un resumen coherente, estructurado y fiel a los contenidos expuestos en el evento. Los propios ponentes me lo hicieron ver, y me felicitaron por la calidad de mis tuits. Había reportuiteado. Ahí nació, ahora sí, el Reportuiteo.

.

EL REPORTUITEO #REPORTUITEON

La expresión digital del periodismo tradicional. Algo tan sencillo como la suma entre el reporteo y el tuiteo. La cobertura informativa de eventos a través de Twitter. El concepto no presenta mayor complicación. Pero el servicio en sí, porque no olvidemos que es mi producto, presenta una serie de características que le confieren un formato perfectamente diferenciable del tuiteo al uso. Estas son:

  • inmediatez… en la retransmisión del evento
  • difusión… viral en redes sociales y dinamización
  • rigor periodístico… que me otorga mi formación

En base a esas tres características, no la primera, o la segunda o la tercera sino las tres en bloque, quien compra mi Reportuiteo obtiene los siguientes sub-productos o beneficios, todos ellos incluídos en un mismo servicio:

  • cobertura… en directo del evento y visibilidad
  • resumen tuitero… casi inmediato una vez finalice, a través de Storify, con una estructura completa, coherente y ordenada
  • post-crónica… con un texto periodístico elaborado en base a los tweets

Es sencillo ver en este esquema esa expresión digital del periodismo tradicional a la que antes aludía. El proceso es el mismo que los periodistas llevamos haciendo desde siempre: cubrir el evento, tomar notas y elaborar la noticia. La diferencia radica en que se hacen públicas las tres partes del proceso, incluso las notas, convertidas ahora en tweets que salen a la luz tan pronto se  están registrando.

Sólo resta sumarle una característica más, que es quizás una de las más esenciales: la flexibilidad. Adaptable a cualquier tipo de evento, charla, congreso… que genere un contenido, vendo un servicio de Reportuiteo a prestar desde mi propio perfil o el perfil oficial del evento/organizador.

No voy a alargarme más con la explicación. Si aún te queda alguna duda, tienes dos opciones bien fáciles: contacta conmigo o échale un ojo a los Reportuiteos perpetrados y las recomendaciones de quienes los han vivido, tanto desde el lado del ponente reportuiteado como desde el público.

.

MI APRENDIZAJE

Llegados a este punto, te estarás preguntando: ¿Y tanta historia para explicar esto? Pues sí, porque este que vendo como mi producto es resultado de una evolución, y como tal perdería su significado si no se cuenta desde el principio. Y como en toda historia que se precie, esta también acaba con moraleja. No una sino varias, que vamos a tratar de ‘conclusiones’ por eso de no ser fábula mi relato.

Igual que en el 1.0, la identidad digital se construye a base de experiencias y contactos con otras personas.

Mueve el culo y llama a la puerta de tus posibles clientes, no serán ellos los que te vayan a despegar del ordenador.

Invierte tiempo y valora los beneficios no económicos: la colaboración desinteresada con VolDix me ha brindado la oportunidad de subir al escenario a contar mi historia y vender mi producto ante 200 personas.

#LCBLOG

laura_camino_dicen_de_mí

Anuncios